Urruzuno y la pesca a mosca

tienda urruzuno pesca a mosca

Los cuatro hermanos Aitor, Iñigo, Cristian y Fran Urruzuno son el alma de URZ. Su pasión por el río y la pesca a mosca les ha llevado a acumular una valiosa experiencia de más de 30 años y a dedicarse a este deporte de forma profesional y hacer de él una forma de vida. Todas estas vivencias y conocimiento quedan patentes en los productos relacionados con la pesca a mosca que ofrecen en su tienda virtual con sede en Andoain.

Desde su infancia hasta ahora, su vida se ha visto marcada por su vinculación con el río y la pesca a mosca, a continuación relatamos cómo se ha producido su evolución para llegar a donde están ahora.

Los orígenes

urz familia 1972

Los hermanos nacieron y se criaron al lado del río Leizarán, en el País Vasco y este idílico espacio se convirtió de forma natural en su patio de juegos y todos se hicieron buenos pescadores, no solo como mera diversión, sino que también llevaban a la mesa todo aquello que pescaban.

Con el tiempo, por el año 1984, a través de un amigo que aprendía a pescar a mosca, descubrieron una variante del deporte que los apasionó al instante. Además de ser un deporte con una estética muy bella, se dieron cuenta de que era una manera de pescar las astutas truchas que de otra forma quedaban lejos de su alcance y se iniciaron en esta práctica de la pesca con mosca que suponía casi una lucha intelectual entre el humano y la trucha y en la que, para ganar, se necesitaba de mucho entrenamiento, esfuerzo y buen equipo.

Claro que en aquella época, el material distaba mucho de ser lo que es ahora. Al principio, los chicos usaban una caña de corriente a la que ponían una cola de rata y una ninfa. Y tardaron al menos un mes en aprender a lanzar a cinco o seis metros. Pero su pasión era tal que a uno de ellos le costó una neumonía. Una tarde que se fue corriendo al rio a pescar con un vadeador, que en ese tiempo eran de plástico, tras horas de pesca con el sudor y el frío volvió a casa muy enfermo.

El material de pesca a mosca

Una de las dificultades con las que se encontraron los hermanos al principio fue la dificultad de hacerse con material adecuado para la pesca a mosca puesto que en España era un deporte casi inexistente. Debían ir a Francia, a Anglet (Baiona) para comprar anzuelos, cuellos metz y demás materiales que además tenían un coste altísimo.

Por otro lado, el país europeo donde más se practicaba la pesca a mosca en esa época era Inglaterra. No obstante, los ríos ingleses son más anchos y requieren cañas de dos manos, que no son válidas para los ríos españoles.

Por estos motivos, con el tiempo, los hermanos dejaron de comprar material en Francia y recurrieron a los EUA donde encontraron una gran variedad de material y muchas novedades: plumas diferentes, dubbing, material de montaje…

Y ya con el tiempo, buscando mejorar la calidad y adecuarse a las truchas que pescaban, se aventuraron a crear sus propias moscas inspirándose en el trabajo del impulsor de la pesca a mosca en España, Pereda.

La competición

urz full campeonato

Iniciarse en la competición tampoco fue empresa fácil porque solo podían acudir dos pescadores por provincia al Campeonato de España y había otra gente en Guipúzcoa con mayor poder adquisitivo que ellos que eran cuatro chavales jóvenes y con escasos recursos; aún así, en 1990, Íñigo fue a su primera competición en León y seis años más tarde se hizo con el título de campeón de España. Al año siguiente fue el turno de Aitor de revalidar el título de campeón. A partir de ahí, ya no dejaron las competiciones y comenzaron a asistir a campeonatos Europeos y Mundiales que se celebraban en Escocia y otros lugares de Europa y en los EUA.

La tienda de productos para la pesca con mosca

Foto izq pequeña una mano cogiendo algo de la tienda

La apertura de la tienda fue fruto de la casualidad y la pasión por la pesca a mosca. En 1997 la empresa donde trabajaban Íñigo y Aitor cerró. Al encontrarse sin trabajo, con los títulos de campeones de España en los 2 últimos años, los hermanos decidieron apostar por aquello que sabían hacer mejor: pescar a mosca. Así que su contacto en los EUA les ayudo a ponerse en contacto con empresas locales y comenzaron a comprar material esta vez para revenderlo en su tienda. El proyecto fue creciendo y necesitando más mano de trabajo así que cuando Cris (en 2000) y Fran (en 2008) también se quedaron sin empleo se fueron incorporando a URZ y ahora forman el magnífico y consolidado equipo que conocemos.

Hoy en día, el material de la tienda ya no proviene tanto de los EUA porque la búsqueda por nuevos y mejores materiales de montaje para la pesca a mosca parece haberse estancado en este país. En cambio, en algunos países de Europa como Polonia o la República Checa han nacido empresas muy especializadas que ofrecen material de gran calidad y a mejor precio.

Las cañas, por ejemplo, son mucho más ligeras que hace 30 años. El sedal, que antes debían ser de 14-16 para que resistieran a la fuerza de las truchas, ahora son de 8 y muy resistentes. Incluso los vadeadores son de un nuevo material mucho más ligero y transpirable (perfecto para evitar neumonías).

Foto galeria de la tienda

La pesca a mosca, una deporte y una filosofía, captura y suelta

urz foto soltando

Los hermanos nos advierten que pescar a mosca no solo es un deporte saludable que requiere inteligencia y tesón; también tiene que ver con la interacción del ser humano con la naturaleza. En el pasado, las truchas que se pescaban se llevaban a casa o se regalaban para el consumo. Con el tiempo, los hermanos empezaron a soltar las truchas que capturaban a pesar de que los otros pescadores les tildaban de locos. Fueron muchas las conversaciones que entablaron con la gente para concienciarla de la importancia de cuidar el río y su hábitat y llegaron a la conclusión de que solo 5 pescadores profesionales podrían dejar el río sin truchas en tan solo un año. Poco a poco estas charlas han dado sus frutos y hoy en día se ha generalizado la práctica de volver a soltar la trucha en el río y se utilizan todas las técnicas y materiales posibles para no dañar al animal. De esta forma también se perpetúa el juego estratégico de volver a engañar a la misma trucha que has pescado en el pasado y ha aprendido a no confiar en ciertas moscas.

Por otro lado, pero no menos importante, está el factor humano. La pesca te permite conocer a todo tipo de personas y hacer amigos de por vida, compartiendo tiempo, experiencias y diversión. Los hermanos afirman que este es uno de los aspectos más importantes que les ha aportado practicar este deporte: la oportunidad de haber conocido a tantas y tan diferentes personas con las que han entablado una amistad entrañable.

URZ y el mundo de la pesca a mosca

Además de la tienda, los hermanos mantienen estrechos lazos con la Federación de Pesca de Guipúzcoa y están a su disposición siempre que se les requiere.

Han organizado cursos de montaje y concursos y cada año, desde 2008, celebran un Máster Internacional de Pesca a Mosca en el Leizarán en el que participan unas 80 personas de la Península y otros países.